Tu personal y tus clientes pueden estar expuestos al SARS-CoV-2, por eso es necesario garantizar un espacio seguro, tanto para tus empleados como para quienes van a comprar. 

Una falla en la prevención podría resultar perjudicial para el negocio, además de que la marca perdería prestigio y productividad, y hasta podría ser fatal. 
Una adecuada limpieza y saneamiento, son fundamentales a la hora de prevenir y controlar brotes de enfermedades infecciosas. En cada superficie que se desea higienizar se deben seguir procedimientos estandarizados, utilizando solo productos recomendados. 

Se debe prestar especial atención a la higiene de manos así como a las superficies más utilizadas, para evitar contaminación cruzada. 

¿Qué es un coronavirus? 
Los coronavirus son una familia de virus comunes. Se llaman así por las puntas en forma de corona que tienen en la superficie. Generalmente causan infecciones leves a moderadas en las vías respiratorias superiores en humanos. Pero también pueden causar enfermedades más graves, como bronquitis y neumonía y otras infecciones de las vías inferiores. Algunos coronavirus son transmitidos de animales a humanos. Y hay clara evidencia de que existe transmisión secundaria entre humanos del SARS-CoV-2. 

El período de incubación es de 1-14 días, en algún caso puede ser más prolongado. Las personas son más contagiosas cuando aparecen los síntomas 

¿Cómo se compara el SARS-CoV-2? 
En diciembre de 2019 se identificó en cientos de personas el nuevo coronavirus, en Wuhan China. La mayoría de ellos había asistido al mismo mercado de mariscos en Wuhan. Hasta entonces aquellos infectados solo habían presentado neumonía, además de síntomas leves con menor porcentaje de muertes que otras infecciones por coronavirus, y con 10-20% de los infectados que requirieron hospitalización para formas más graves de la enfermedad. En comparación el SARS-CoV (síndrome respiratorio agudo grave) tenía una tasa de mortalidad del 9.6% (9.6% de los infectados morían a causa de la enfermedad) y el MERS-CoV (síndrome respiratorio de Oriente Medio) tiene una tasa de mortalidad del 34.5%. 

SÍNTOMAS 

• Fiebre alta (más de 38.3 °C) 

• Tos 

• Dificultad para respirar 

Acerca de la prevención de brotes 
Es difícil predecir enfermedades o brotes, especialmente cuando gran cantidad de personas convergen en un mismo lugar. Lo importante es estar preparados. Asegurarse de contar con medidas preventivas y los recursos necesarios para responder rápidamente, pueden marcar la diferencia entre algunos casos aislados y un brote masivo de la enfermedad. Estos resultan más difíciles y costosos de controlar. Por eso la importancia en la prevención. 

¿Qué es una infección?
 Las infecciones son causadas por patógenos como bacterias, virus, levaduras u hongos que entran al cuerpo. Puede llevar algo de tiempo que los microbios se multipliquen hasta exhibir los síntomas de una enfermedad, esto significa que una persona infectada puede inconscientemente difundir la enfermedad durante el periodo de incubación. Sin embargo en la mayoría de las enfermedades infecciosas la persona es contagiosa cuando presenta los síntomas de la misma. La transmisión puede propagarse rápidamente a gran escala, generando brotes difíciles de controlar y extremadamente dañinos para la salud y los negocios. Es responsabilidad de los empleadores, proveer, un espacio seguro para su personal, los clientes y consumidores. Lo que incluye, adecuados procedimientos para el control de las infecciones. Asimismo existen precauciones que puede tomar para reducir el riesgo de un brote y aumentar las posibilidades de controlarlo si ocurriera. 

¿Cómo se transmiten las infecciones? 

Los patógenos se esparcen de diversas maneras. Entender esto ayudará a tu personal a adoptar las prácticas adecuadas para el control de las infecciones. Los coronavirus se presentan en secreciones respiratorias que viajan hasta 2 metros. Lo que significa que el contagio puede ser a través del contacto directo o la transmisión a través de las partículas. Si una persona infectada tose o estornuda, puede esparcir los gérmenes por el aire en pequeñas partículas o gotas que se depositan en diferentes superficies. Tanto las manos como las superficies que reciben dichas partículas, son posibles focos de contagio. Algunas infecciones que se esparcen de esta manera son: 

• Resfriados comunes 

• Influenza 

• Coronavirus 

Objetos, humanos o comida contaminada:

En la contaminación cruzada, los patógenos se trasladan de un lugar contaminado a otro. Si una persona no está sana, puede albergar virus, bacterias o parásitos. Asimismo quien es portador del patógeno, puede no parecer enfermo. Para asegurarse de que los patógenos no sean transmitidos, se debe prestar especial atención a la higiene de manos y diferentes superficies. Puntos clave de contacto para las tiendas: 

• Grifos 

• Botón/cadena del inodoro 

• Picaportes y manijas 

• Carros de supermercado 

• Superficies en contacto con alimentos 

• Canastos/ bolsas de compras 

• Escáneres 

• Pantallas táctiles 

• Cajas registradoras 

¿Cómo prevenir la propagación de un virus durante un brote? 

Cómo controlar las infecciones 

Las infecciones pueden ser prevenidas o controladas, reduciendo las posibilidades de transmisión. Esto puede lograrse adoptando prácticas básicas de control de infecciones. 

Prácticas básicas de control de infecciones

Un buen control de infecciones comienza asumiendo que cualquiera es potencialmente infeccioso y llevar a cabo todo el tiempo los procedimientos adecuados. A continuación se proveen algunos lineamientos para reducir la transmisión de infecciones: 

Higiene de manos 

Una efectiva higiene de manos es la mejor y más simple medida que se puede tomar para prevenir la propagación de los patógenos. 

Cuando algunas de las siguientes situaciones ocurra, por favor llevar a cabo métodos aprobados para asegurar la correcta higiene de manos: 

• Sus manos están visiblemente sucias 

• Después de utilizar el baño 

• Antes de cocinar 

• Al finalizar las tareas rutineras (como sacar la basura) 

• Al manipular dinero 

• Al ingresar a la zona de producción de la cocina. 

• Estornudar 

• Etc. 

Al final de este documento se muestra el método que se debe utilizar para una correcta higiene de manos. 

Situaciones especiales 

Apósitos para heridas: Las heridas en la piel son una oportunidad para que los patógenos ingresen al organismo. Quienes posean cortes, quemaduras o lesiones en la piel, deberán cubrirlas con apósitos resistentes al agua. 

Derrames de sangre y fluidos corporales: Se debe actuar con precaución al limpiar sangre o fluidos corporales. En instalaciones públicas los derrames de fluidos corporales deben ser higienizados para proteger la salud pública. Durante este procedimiento, también se debe proteger la salud del trabajador. 

Higiene respiratoria: Cuando alguien tose o estornuda, debe cubrir su boca con un pañuelo descartable o con su codo. Una vez utilizado el pañuelo el mismo debe ser desechado, y a continuación es fundamental higienizarse las manos adecuadamente. 

Recomendaciones al lavar la ropa en caso de brotes 

Para clasificar y manipular la ropa siga las pautas del CDC*. Para el proceso de lavado en sí, la mejor opción es aplicar desinfección térmica teniendo en cuenta la normativa local. Éstas difieren según el país, pero las más seguras son: 

• Proceso térmico 1: 85°C durante 15 minutos 

• Proceso térmico 2: 90°C durante 10 minutos 

• Proceso térmico 3: 70°C durante 25 minutos

Limpiando superficies utilizadas frecuentemente para reducir riesgos 

La limpieza y saneamiento reducirán el riesgo de un brote. 

1. Limpie todas las áreas con frecuencia según su procedimiento estandarizado

2. Mantenga una excelente higiene de manos 

3. Utilice un desinfectante específico para desinfectar las superficies más utilizadas

4. Encargarse de sangre u otros derrames de fluidos corporales de inmediato 

5. Respetar procedimientos de seguridad al manipular ropa sucia, utensilios de cocina y desechos médicos. 

Áreas de alto riesgo Es necesario limpiar las áreas de alto riesgo de infección regularmente para evitar la propagación de patógenos. Algunas condiciones permiten que los patógenos se difundan fácilmente entre las personas. Esto incluye aquellas áreas de alto tránsito, en las que son frecuentes los derrames corporales, o con bajo nivel de higiene.